«Búscame Equipo»

Buenas tardes desde nuestro despacho en Castelldefels -costa de Barcelona- municipio muy conocido al ser residente un tal Leo Messi y donde, año tras año, muchos futbolistas del 1er equipo del Barça vienen a vivir, como Luis Suarez, Ter Stegen, Coutinho, Cesc Fábregas, Neymar, Ronaldinho, etc…. Es un sitio especial por el microclima que disfrutamos todo el año gracias a la playa y estar rodeados de montaña, solamente a 15 min en coche de la ciudad condal.
 
Hoy vengo a hablaros de algo que me estoy encontrando de manera muy frecuente desde que me he unido a la industria del mundo del fútbol. El primer contacto que suelen tener con nosotros es para decirnos:
 
“Búscame equipo”
 
A todo esto lo primero que me viene a la mente es la siguiente pregunta: 
 
¿Eres tú ya el tipo de persona y futbolista que atrae oportunidades de la magnitud que sueñas? 
 
Es bueno hacerse este tipo de preguntas y cuestionarse constantemente. Esa es una manera de crecer y si eres un tipo ambicioso, como también yo me considero, lo harás. Yo lo hago constantemente, nunca dar nada por hecho ni por seguro, siempre mantengo la mentalidad de aprendiz. Estoy dispuesto a aprender, que es lo que te lleva a estar en el estado correcto para crear nuevas oportunidades.
 
Afortunadamente lo que me estoy encontrando son personas humildes, con esa capacidad de escuchar y con unas ganas enormes de crecer.
 
La manera en que nosotros – o cualquier persona – podrá ayudarte realmente es mostrándote cómo convertirte en la persona preparada para atraer esa oportunidad que tanto anhelas y aprovecharla en ese mismo instante. 
“Suerte es lo que sucede cuando mil horas de entrenamiento se cruzan con un momento de oportunidad” Esas horas seguramente ya las hayas vivido y sudado, en horas de entreno, partidos, desplazamientos, etc… lo que te lleva a tener un talento innato para jugar al deporte que mueve masas, la cuestión es que el talento se encoge sin la mentalidad adecuada. La mentalidad es la que multiplica y hace que realmente lo des todo.
 
¿Hasta dónde estás dispuesto a comprometerte a ser tu mismo?
 
Pelé – en el documental que le hicieron en Netflix – nos dice que lo mejor de la victoria es el “alivio” 
No nos da miedo perder sino saber que si ganamos tendremos que satisfacer un nivel de exigencia mucho más elevado cada vez. 
 
En la película de Coach Carter – que te recomiendo sino has visto aún- hay una escena mágica en la que dicen : 
 
“Nuestro mayor miedo no es que no encajemos, nuestro mayor miedo es que tenemos una fuerza desmesurada, es nuestra luz y no nuestra oscuridad lo que mas nos asusta, empequeñecerse no ayuda al mundo, no hay nada inteligente en encogerse para que otros no se sientan inseguros a nuestro alrededor, todos deberíamos brillar como lo hacen los niños, no es cosa de unos pocos sino de todos y al dejar brillar nuestra propia luz inconscientemente damos permiso a otros para hacer lo mismo, al liberarnos de nuestro propio miedo, nuestra presencia libera automáticamente a otros” Entonces…
 
¿Por qué debemos ser menos de lo que deseamos?
 
Bien, aquí es donde podemos ayudarte. La mentalidad es el 80% el 20% es la estrategia. Para jugar en el equipo que sueñas primero debes crearlo en tu mente, te enseñaremos a que desarrolles una creencia firme y absoluta, una certeza inquebrantable sobre quién eres. Desde ese estado más consciente veremos como, de manera natural, nuestro potencial hará que las acciones que realizamos en el día a día nos lleven a los resultados que deseamos. 
 
¿Entonces qué hago?
 
Lo primero es ponerte en manos de personas con resultados contrastados, da igual de la industria que procedan pero que demuestren que ellos han conseguido sus sueños, después confía y ponte en sus manos, entrégate al proceso. 
 
¿Cuántas veces has querido ganar un partido con muchas ganas, ha llegado ese día y la alegría ha durado solo un instante? El triunfo se trata de disfrutar de la persona en quien te conviertes en el proceso de conseguirlo con el fin de -algún día – inspirar o compartirlo con los demás. Esa es la verdadera plenitud y es que “El éxito sin plenitud es el fracaso definitivo”.
 
Ahora es momento de que juntos, en el mismo barco, codo con codo luchemos por hacer realidad tus sueños y que sientas que con nosotros nunca caminaras solo. El resto, ese equipo que tanto ansías, juntos lo atraeremos.

Deja un comentario